Restaurante típico de la zona con carnes a la parrilla, pote asturiano, fabada, sartén de pulpo, gulas y langostinos, cachopos, cabrito, chuletón de buey, ...

Les Fabes

(Fabada)

Probablemente sea la alubia o judía llamada faba el producto que más fama ha dado al Principado junto al queso de Cabrales y la sidra.

El Pote

(Un guiso de cuchara)

También incorpora fabes pero en menor cantidad, combinándolas con patatas y berzas y similar —aunque no idéntico— compango.

Entrecot

(De buey)

Somiedo es una de las reservas más importantes de una raza de vacuno, la Asturiana de los Valles o vaca roxa, destinada a la producción de carne.

Cocina tradicional

Donde podrá degustar la mejor cocina tradicional de la zona, destacamos el pote de berzas, la fabada, el cabritu, las carnes roxas de la zona, etc. Nos encontramos a la entrada de Pola de Somiedo. Principado de Asturias.

La gastronomía en Asturias

La despensa asturiana, gracias al privilegiado marco natural que caracteriza al Principado, ha sido siempre una de las más variadas y suculentas del panorama español.

La fertilidad y las características de las tierras de Asturias, unidas a una climatología atlántica, húmeda y templada, ha venido siendo la base de una huerta con productos de excepcionales cualidades: tomates, patatas, lechugas, “fréjoles” (judías verdes planas), “arbeyos” (guisantes), cebollas, repollos, berzas, “cimois” (grelos), pimientos, coliflores o alcachofas son, entre otros, algunos de los vegetales de cocina que se han venido cultivando en Asturias con los mejores resultados gastronómicos. Aunque ninguno de ellos ha llegado a las cotas de excelencia, resultados y especialización de la singular faba, judía blanca única en el mundo y que describiremos más detalladamente en el próximo capítulo.

De gran calidad han sido tradicionalmente frutas y frutos como la manzana —la verdadera reina de este apartado—, la pera, la fresa, la “ablana” (avellana), la nuez, la cereza, la guinda, el arándano, la mora, el “piescu” (melocotón), el “prunu” (ciruela), el “figu” (higo) o la castaña, por no hablar de cultivos más recientes como el kiwi.

Ese mismo campo cultivó en lejanos días igualmente mucha escanda —variedad de trigo duro—, base de excelentes panes que se están intentando recuperar por su gran calidad, así como centeno. Ambos cereales se vieron paulatinamente reemplazados por el más fácil maíz desde su llegada masiva del Nuevo Mundo.

Otra de las producciones características de la agricultura asturiana, es la leche, que figura a la cabeza del ranking nacional y es la base de unos quesos artesanos que tienen capítulo propio más adelante y que constituyen una de las mayores riquezas gastronómicas del Principado a nivel europeo.

Probablemente sea la alubia o judía llamada faba (que hace su plural como fabes en el centro de la región, mientras son fabas en el occidente y jabas en el oriente) el producto que más fama ha dado al Principado junto al queso de Cabrales y la sidra, tanto natural como espumosa. No en vano es la base del plato que sigue siendo el número uno en la lista de popularidad tanto dentro como fuera de las fronteras del Principado, la fabada, un guiso de cuchara que procede de otro más antiguo, el pote, igualmente delicioso y que también incorpora fabes pero en menor cantidad, combinándolas con patatas y berzas y similar —aunque no idéntico— compango (los elementos cárnicos del guiso).

Se ha venido diciendo tradicionalmente que la judía llegó de América junto a otros productos bien conocidos como el maíz, el tomate, la patata, el pimiento, el cacao, el plátano o el cacahuete, entre tantos otros. Pero no es del todo cierto: ciertas variedades de alubias eran ya bien familiares de muchos europeos desde tiempos antiguos bajo los géneros vigna y dolichos; lo que llegó de América fue el denominado phaseolus, al que sin duda pertenecen nuestras fabes.

Esta judía blanca (por más que haya otras variedades como la amarilla, la pinta o jaspeada, la negra, etc., en cuyos casos al plato no se le llama fabada) es legumbre que la inmensa mayoría de las veces se somete a secado al aire y se consume al cabo de los meses (aunque está empezando a usarse también en verde, a escasas fechas de su recolección).

Guisada con chorizo, morcilla, tocino y lacón es la base de esa fabada de universal fama que ha llevado a escribir al propio Mario Vargas Llosa “Asturias es conocida en el mundo por sus montañas, por sus minas de carbón, por la fabada y la sidra”. El plato —o al menos su nombre— se consolidaría no más allá de mediados del siglo XIX, pues su implantación masiva en la dieta de los asturianos se habría producido a lo largo del siglo anterior, raramente solas y más frecuentemente combinadas con berza y patata, esto es bajo forma de lo que hoy llamamos pote asturiano, del que procedería sin muchas dudas por eliminación de algunos ingredientes.

La faba asturiana está protegida por una denominación de origen (Denominación Específica o I.G.P.) desde el 6 de julio de 1990. Un Consejo Regulador se encarga de certificar su autenticidad para defenderla de las muchas judías blancas de procedencia foránea que invaden el mercado.

La carne, en sus distintas variedades, es uno de los géneros que más caracterizan a la cocina astur. La más tradicional para el consumo es la del “gochu” (cerdo), objeto del no menos tradicional “samartín” (matanza) pero sobre todo fuente de embutidos tan típicos como las morcillas (con variantes como moscancias, bollas y fariñonas) o los chorizos, u otros menos conocidos como el chosco (equivalente al “morcón” del Sur) o el “butiellu” (similar al “botelo” gallego y al “botillo” berciano). En los últimos tiempos se ha recuperado una raza de cerdo autóctona, bautizada como gochu celta, aún en vías de crecimiento pero muy prometedora de calidades.

En la tradición figura asimismo como plato festivo el “pitu de caleya” (pollo de corral), una especie que casi había desaparecido ante la avalancha de pollos de granja del último medio siglo, pero que se ha visto afortunadamente recuperada por algunos criadores esmerados, como está ocurriendo igualmente con la llamada “pita pinta” (gallina de plumaje jaspeado). Otra raza autóctona que, tras rozar la extinción, está en vías de recuperación, es la oveja “xalda”. Es una oveja de pequeña envergadura, lana oscura, y excelente carne —digna de los paladares más exquisitos—.

También la caza es capítulo muy importante en la culinaria histórica. El Principado sigue siendo potencia en caza mayor por los numerosos montes de la cordillera cantábrica, con especies tan significativas como el jabalí, el venado, el corzo o el rebeco. También es interesante la caza menor, en la que la arcea (becada) invernal sigue llevándose la palma.

Donde enseñorea de la manera más clara el Principado es sin embargo en la carne de vacuno. Dos razas de vacas autóctonas, la conocida como asturiana de los valles y la casina —ésta última de montaña—, son la base de la marca Ternera Asturiana, una IGP (Indicación Geográfica Protegida) de la que participan cuatro mil setecientos productores, con un Consejo Regulador que vela porque su origen y calidad estén garantizados, tratándose siempre de machos o hembras con no más de catorce meses de edad y a la venta en más de doscientas carnicerías en la región. La marca Xata Roxa (ternera roja) está también en el mercado de la mano de la Asociación de Criadores de Asturiana de los Valles, aunque no se halle por el momento dentro de esa IGP.

La ternera asturiana, de alta calidad, mantecosa, delicada y pálida, puede degustarse en platos donde se aprecia su sabor de forma más auténtica: solomillo, entrecot,... al punto, a la piedra,... solos o acompañados de una deliciosa salsa Cabrales –elaborada en base a este excepcional queso—.

O como contrapunto de forma más elaborada en platos tan típicos como la “Carne Gobernada” (guisada en pequeños trozos), escalopines, cachopo, ternera en rollo,...

Agua Salada

Es fama justificada que los peces de aguas batidas son más sabrosos que los de otras más tranquilas. En el Cantábrico, que es como se llama en el Norte a esa parte del Atlántico que baña sus costas, tal impresión es generalizada, algo que también suelen percibir sin dificultad los visitantes.

Agua Dulce

También los ríos contribuyen a la buena fama de la mesa astur con especies como la diminuta angula (la cría de la anguila), que se captura entre otoño e invierno en la desembocadura de unos pocos ríos, de manera especial en la del Nalón, junto a San Esteban de Pravia y San Juan de la Arena (“angula de la Arena”). Más antigua en el tiempo es la pesca del salmón, especie en la que los ríos asturianos se llevan la palma a gran distancia de otros cauces españoles. Es bien sabido que el primer salmón que se captura cada temporada (de primavera a verano) recibe el nombre de campanu y obtiene cotización millonaria.

Los Mariscos

Ha sido el mar —y en buena medida sigue siendo— una de las fuentes de riqueza, no sólo gastronómica, del Principado, gracias a sus más de trescientos kilómetros de costa y sus numerosos puertos pesqueros. En Asturias predominan las variedades de pesca de bajura y con frecuencia los artes más artesanales. Capturas en roquedos y bancos no demasiado alejados de las costas, con unos excelentes niveles de calidad.

Se ha escrito muchas veces que Asturias era una de las mayores manchas queseras de Europa, lo que ha de entenderse como que ofrece la mayor variedad de quesos artesanales por comunidad, algo probablemente cierto.

Las variedades oficializadas alcanzan actualmente la veintena (quesos de Los Beyos, La Peña, de Porrúa, de Peñamellera, de Taramundi, de Buelles, del Valle del Narcea, de Panes, de Caso, de Abredo, Ovín, Afuega’l pitu, de Pría, Valdesano, Varé, de Los Oscos, de Vidiago, Gamonéu, Cabrales y La Peral), más o menos tradicionales pero siempre de calidades artesanales. No obstante, los más optimistas alargan por libre esa cifra hasta los cuarenta quesos, con ciento ocho industrias elaboradoras registradas en los censos oficiales.

Actualmente tres han obtenido Denominación de Origen Protegida: el de Cabrales, el de Gamonéu, el de Afuega’l Pitu y el Queso Casín.

Los embutidos asturianos gozan de irrefutable fama. En su mayoría provienen del cerdo —el gochu según la denominación autóctona—, del que se obtienen chorizos, morcillas, lomo, chosco, botillo, salchichón, sabadiego, emberzáo,...

Poco a poco se fueron incorporando carnes procedentes del vacuno, y en los últimos tiempos, la caza mayor ha pasado a ocupar su espacio en este apartado. Así nuestros paladares pueden disfrutar de embutidos de ciervo, jabalí,... sabrosos y originales, como no podía ser de otra forma en esta singular tierra. Sin embargo el cerdo ha sido y sigue siendo el mayor proveedor de ingredientes al respecto.

Recetas

Fabas asturianas con manos de cerdo

Para: 4 personas

Ingredientes:

  • cuatrocientos gramos de Faba de la Granja Asturiana
  • media cebolla
  • un chorro de aceite
  • un chorro de vino blanco
  • una hoja de laurel
  • Para las manos de cerdo:
  • cuatro manos de cerdo
  • una cebolla y media pequeñas
  • una rama de perejil
  • media cabeza de ajos
  • medio pimiento verde
  • medio vaso de vino blanco
  • media cucharada sopera de pimentón dulce
  • media cucharilla de café de pimentón picante
  • una loncha de jamón serrano
  • cincuenta gramos de magro de cerdo
  • una hoja de laurel

Preparación:

  1. Para las manos de cerdo: en una cazuela se ponen las manos de cerdo con una cebolla, cuatro dientes de ajo sin pelar, el perejil, el laurel, un poco de sal y el agua necesaria para que las cubra. Cocer durante cuarenta minutos aproximadamente. Sacar las manos y colar el caldo, para reservarlo.
  2. Se pica finamente el jamón y el magro de cerdo, se fríe, se le añade el resto de verduras picadas finas dejándolas pcohar a fuego lento. Se agrega el pimentón, el vino blanco y el caldo reservado, dejándolo hervir suavemente durante 5 minutos.
  3. Mientras se prepara la salsa, se abren las manos al medio, se les quita los huesos grandes y se parte en cuatro trozos cada mitad. Una vez picadas se echan en la cacerola donde está la salsa (tienen que quedar cubiertas) y se dejan cocer media hora aproximadamente a fuego lento hasta que estén en su punto. Reservar y preparar las fabas.
  4. Para las fabas: poner a cocer las fabas, después de haberlas dejado a remojo en agua la noche anterior, con cebolla, un chorro de aceite, un chorro de vino blanco y laurel.
  5. Cuando las fabas estén tiernas, se les añaden las manos previamente cocinadas. Dar un hervor todo junto. Dejar reposar durante una hora para que se concentren los sabores. Calentar antes de servir.

Qué significa:

  • cerdo

    Mamífero paquidermo doméstico, que tiene unos siete decímetros de alto y aproximadamente un metro de largo; cabeza grande, orejas caídas, jeta casi cilíndrica, con la cual hoza la tierra y las inmundicias; cuerpo muy grueso, con cerdas fuertes y ralas, patas cortas, pies con cuatro dedos, los del medio envueltos por la uña, y rudimentales los de los lados, y cola corta y delgada. Se cría y ceba para aprovechar su carne y grasa.

Pisto a la Asturiana

Ingredientes:

  • 2 huevos cocidos
  • 2 cebolletas o cebollas pequeñas
  • 6 tomates maduros
  • 2 pimientos verdes
  • 2 pimientos rojos asados
  • 4 dientes de ajo
  • 200 g de jamón curado
  • aceite y sal

Preparación:

  1. Pica los dientes de ajo y sofríelos en una cazuela con aceite junto con el pimiento verde, las cebolletas y el tomate picados durante 15 minutos aproximadamente. Sazona. Aparte, saltea con un poco de aceite el jamón y los pimientos rojos pelados y en tiras. Cuando esté hecho el sofrito de tomate, colócalo en una fuente y pon el salteado de jamón encima. Adorna el plato con los huevos cocidos cortados en cuartos.

Qué significa:

  • pisto

    El pisto es un plato tradicional de la cocina española que consiste en una fritada de diversas verduras de composición variable.

  • asturiana

    Natural de Asturias. Perteneciente o relativo a este Principado de España.

Potaje asturiano

Para: 4 personas
Tiempo de elaboración: Más de 60 minutos
Dificultad: Media
Calorías: 520

Ingredientes:

  • ½ kg fabes (alubias asturianas)
  • 700 g almejas o chirlas
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 2 diente ajo
  • 2 cucharada pan rallado
  • 1 rama perejil
  • 100 ml aceite de oliva
  • sal
  • pimienta blanca

Preparación:

  1. Remojar las fabes 12 horas antes de hacer la receta. En una olla con agua fría al fuego, poner las fabes. Pelar el puerro, raspar la zanahoria y añadir a las alubias. Salar y dejar cocer en hervor suave durante una hora y media.
  2. Pelar y picar la cebolla muy fina. En una cazuela baja, sofreír la cebolla y los ajos pelados, removiendo ligeramente con una cuchara y espolvoreando con el pan rallado. Picar abundante perejil y echarlo en la cazuela. Darle vueltas con la cuchara. Regar con un cucharón de caldo y remover para que se ligue la salsa. Añadir este sofrito en las alubias y continuar cociendo.
  3. Lavar las almejas en diferentes aguas dejándolas con abundante sal gorda y agua limpia fría. Dejar media hora en reposo. Escurrir y cocer en un fondo de agua con una hoja de laurel. Cuando se hayan abierto, retirarlas con espumadera y colar el agua de cocción por un tamiz fino. Retirar parte de las conchas. Agregar el caldo a las alubias y, 10 minutos antes de terminar el plato, añadir las almejas y dejar reposar una hora antes de servir el plato.

Qué significa:

  • potaje

    Caldo de olla u otro guisado. Por antonomasia, guiso hecho con legumbres, verduras y otros ingredientes que se come especialmente los días de abstinencia.

Paté de morcilla asturiana

Ingredientes:

  • 2 morcillas asturianas (las que se echan a la fabada) si se quiere más suave se pueden utilizar morcillas de cebolla
  • 3 huevos
  • 1 brick pequeño de nata (creo que llevan 200 c.c.)
  • 1 brick pequeño de tomate frito (igual que el de nata, de 200 c.c.)

Preparación:

  1. Se cuece antes la morcilla, luego se pela y se mezclan y trituran todos los ingredientes en la Thermomix (yo lo hice 5-7-9).
  2. Se mete al baño maría hasta que cuaje y al meter una aguja salga limpia.
  3. Yo lo hice (porque me lo sirvieron así en un restaurante) y lo presenté en un plato en el que había puesto una capa de salsa de tomate y nata mezcladas, y encima un trozo del paté, cuando se coge con el cuchillo un poquito de paté y un poquito de salsa y se pone en el pan está de muerte.

Qué significa:

  • paté

    Se llama paté (del francés pâté) a una pasta untable elaborada habitualmente a partir de carne picada o hígado y grasa, siendo frecuente la adición de verduras, hierbas, especias y vino. También existen versiones vegetarianas.

  • asturiana

    Natural de Asturias. Perteneciente o relativo a este Principado de España.

Callos a la asturiana

Para: 6 personas
Tiempo de elaboración: 2 horas y 35 minutos
Dificultad: alta

Ingredientes:

  • 1 ½ kg de callos
  • 1 mano de cerdo
  • 1 mano de vaca
  • 2 dientes de ajo
  • 100 g de chorizo
  • 100 g de jamón magro
  • salsa de tomate
  • 1 vasito de vino blanco
  • ½ tazón de caldo de carne
  • 2 cebollas pequeñas
  • ½ guindilla
  • garbanzos
  • manteca de cerdo
  • pimienta molida
  • perejil
  • pimentón
  • sal

Preparación:

  1. Limpiar y trocear los callos, ponerlos en una cazuela con agua fría y cocerlos unos quince minutos. Escurrirlos y ponerlos en otra cazuela con un diente de ajo picado, cebolla triturada y perejil. Dejar al fuego hasta que queden muy tiernos.
  2. Mientras, en otra cazuela cocer las manos de vaca y de cerdo bien limpias y cortadas en trozos desiguales.
  3. Escurrir los callos y añadirlos a las manitas. Dejar la cazuela a fuego normal hasta que la salsa quede espesa.
  4. Aparte, en una sartén con manteca caliente, rehogar la cebolla, el chorizo y el jamón cortados en trocitos. Mezclar y agregar la guindilla, el pimentón, la sal, la pimienta y la salsa de tomate. Rociar enseguida con un poco de caldo y con el vino. Dejar el guiso unos minutos más y añadir el sofrito.
  5. Rectificar la sal.
  6. Dejar que los callos prosigan su cocción con todos sus ingredientes y retirarlos cuando estén caldosos pero no espesos.
  7. Dejarlos enfriar y servir al día siguiente, recalentados a fuego muy suave para evitar que el guiso se pegue.

Qué significa:

  • asturiana

    Natural de Asturias. Perteneciente o relativo a este Principado de España.

  • callo

    Pedazos del estómago de la vaca, ternera o carnero, que se comen guisados.

Contactar

Nombre:
Restaurante Sidrería Carión
Dirección postal:
Narciso Herrero Vaquero, s/n
Localidad/Ciudad:
33840 Pola de Somiedo
Municipio:
Somiedo
Comarca:
Comarca del Camín Real de la Mesa
Comunidad:
Principado de Asturias
Teléfonos:
985 763 441
Web oficial:
sidreriacarion.com
Capacidad:
70 personas
Nombre:

Email:

Teléfono:

Asunto:

Mensaje:

Rellene la siguiente casilla con este texto:
captcha

Visita virtual con Street Vew

Imagen inicial: Restaurante Sidrería Carión

Mapa de situación